Qué Hacer Cuando Estés Homesick

Qué Hacer Cuando Estés Homesick

Por Wendy Tafur N.

Hace unos años cuando tuve la Orientación para estudiantes de primer año, recuerdo que hablamos sobre homesickness. No hay palabra exacta en español, pero es esa nostalgia de extrañar el hogar. Todo el proceso de ir a vivir a un nuevo lugar, extrañar tu hogar, y de ahí adaptarse se ve un poco como esto:

1. Probablemente llegarás con un poco de miedo y ansiedad; es un nuevo lugar, nuevas personas que nunca antes has conocido, nuevas actividades. Básicamente estás empezando tu vida de nuevo en un entorno totalmente diferente y nuevo.

2. Pronto, esto se convierte en emoción por razones similares. Es como la etapa de luna de miel. Todo es nuevo, todo es una sorpresa de la que puedes aprender. Claro, tomará un tiempo acostumbrarte, pero cuando estás tratando de explorar todas las posibilidades, no hay mucho tiempo para ponerse nostálgico.

3. Cuando te vas acostumbrando a este nuevo lugar, empiezas a notar más las diferencias. Empiezas a extrañar tu hogar: la comida, tus padres, tus mascotas… y ahí es cuando se empieza a poner difícil.

4. Feriados. Al menos en mi opinión, el peor punto de esta nostalgia es en los feriados. Vacaciones, Acción de Gracias (Thanksgiving), y todos esos. Especialmente como estudiantes internacionales, no podemos ir a casa tan seguido como los estudiantes estadounidenses. Verlos con sus padres, hermanos, y viejos amigos te hace sentir peor.

5. Pero, finalmente, empiezas a encontrar tu lugar. Te vuelves un poco más independiente, sigues una rutina diferente, encontrando nuevas cosas para emocionarte.

Claro, no voy a mentir. Hay todo otro lado de este tema del que no hablamos tan seguido, y es esa homesicknessinvertida cuando regresas a casa. Las cosas han cambiado, la vida de tus viejos amigos siguió sin que te des cuenta, así que sientes que tienes que pasar por todo este proceso emocional otra vez. Pero, ese es el punto—lo haces otra vez y ya sabes que aún cuando estas lleno de miedo y ansiedad ahora, puede (y será) mejor pronto.

La pregunta es, ¿cómo?

Hay un númerode artículosen línea que te darán consejos de cómo lidiar con homesickness, pero aquí están algunos de mis consejos favoritos y tips de qué me ha ayudado a mi y espero te ayude también:

1. Haz comida de tu país

Y si no cocinas, trata de aprender a cocinar con amigos o encuentra nuevos restaurantes. Puede que esto sea solo que yo amo la comida, pero comer con amigos en realidad hace las cosas mucho mejores. Es una forma de conversar, una excusa para hacerte más cercano a alguien y hasta sales premiado. La comida puede ser conectada a memorias- puedes hablar de a qué te recuerda cierto plato, mientras creas nuevas memorias. Los huevos pasados/huevos a la copa me solían poner nostálgica de desayunos en la casa de mi abuelita. Ahora, me recuerdan también a cocinarlos a la medianoche con mi compañera de habitación antes de exámenes. El ceviche antes me hacía acuerdo a la playa en Ecuador, pero ahora también me recuerda como llamé como a tres personas a que me ayuden a arreglar el ceviche que traté de hacer por mi cuenta que sabía a agua. Así que, supongo que la comida es una forma de arreglar el problema, pero más que todo representa una forma de crear nuevas memorias mezcladas con las que te hacen extrañar tu hogar.

2. Llama a casa—pero no cada minuto de cada día

Me molesté un poco cuando muchas de las fuentes en línea lo decían de esta forma. “Habla con tus padres—pero no tanto. Llama a casa—pero no tan seguido.” Pero la cosa es, en verdad tienen un punto cuando lo dicen así. Es bueno mantenerte en contacto con familia y amigos. Es un problema cuando hablas tanto con ellos que te detiene de tener verdaderas experiencias en este nuevo lugar. Es aliviador porque es habitual hablar con ellos, es lo que conoces, pero quedarte con solo lo que conoces puede limitar las oportunidades de encontrar nuevas personas y lugares. Entonces, claro, mantente en contacto con tu familia. Llama a tus seres queridos seguido, mantenlos al día de tu vida y pregúntales de las suyas. Vas a necesitar eso. Solo asegúrate que no estés pasando todo tu tiempo libre en tu dormitorio hablando con personas que amas en tu pantalla. Piénsalo así—mientras más estés viviendo fuera de tu dormitorio, más podrás contarles de lo que estas aprendiendo.

3. Explora

En ese mismo tema, en realidad trata de explorar la ciudad en la que estás estudiando. Me tomó un poco de tiempo hacer esto porque estaba tan enfocada en mis estudios y mi currículum, pero es muy importante. Para mí, la nostalgia muchas veces era un signo de que necesitaba un descanso. Extrañaba mi casa porque estaba estresada por mis responsabilidades del día a día y sentía que no tenía tiempo para mí. En realidad, lo que necesitaba era organizar mejor mi tiempo para poder tomar un descanso, o salir a caminar. Explora la ciudad, aún si eso solo significa encontrar un lindo y calmado café para hacer deberes ahí con un postre. Compra emparedados con un amigo y pregúntales si quieren ir a comerlo a la playa en el atardecer. Explorar y hacer nuevos planes en la ciudad  no tiene que tomar todo el día. Date tiempo para disfrutar las cosas pequeñas del lugar en que estudias y vives.

4. Encuentra una forma de desahogarte/Manejar tus emociones

Me compré una guitarra en mi segundo año de universidad porque eso es lo que me gusta hacer cuando estoy sola. A veces mantengo un diario porque me hace sentir mejor y más productiva si necesito tiempo sola pero no quiero sentirme sola. Mi amiga se compro una Polaroid y empezó a hacer un collageen su pared. Otra amiga contrató un entrenador personal en el gimnasio de la universidad y ahora está súper en forma, motivándome a ser su compañera de ejercicio. Una forma de desahogarte puede ser de cualquier forma o método. Puede ser algo creativo como la música, la escritura, o la fotografía, o puede ser algo más activo como ejercitar, andar en bicicleta, o ir a excursiones. Cualquier cosa que sea, es importante especialmente cuando estés homesickque encuentres una forma de manejar tus emociones. No evitarlas, pero comprenderlas. Aparte, es una saludable distracción; si te enfocas mucho en lo negativo, te puedes olvidar de ver lo positivo.

5. Habla con alguien

A veces, sin embargo, no se siente tan temporal como debería, y entonces no hay nada malo con encontrar a alguien con quien hablar de lo que estás sintiendo. Pueden ser amigos o familia, mentores o profesores que sientes que te comprenden. Pero con esto también me refiero a un consejero o psicólogo si eso es lo que piensas que necesitas. Muchas universidades ofrecen un número de sesiones gratis de consejería y ayuda psicológica por parte de profesionales, y ellos también te pueden referir a otros especialistas. Especialmente ahora que la conversación sobre salud mental se está volviendo más abierta, es importante saber acerca de los servicios que las universidades pueden ofrecer. Así que si estás muy nostálgico, también te ayudará investigar un poco en línea sobre qué recomienda tu universidad.

No tiene nada de malo estar nostálgico por extrañar tu hogar. Es totalmente normal; es parte de la experiencia. Al final todos sentimos las cosas de diferente manera, pero todo lo que aprendes mientras estudias fuera te ayudará a crecer y conocerte mejor.

 

Show More

Wendy es una estudiante internacional de Ecuador. Recientemente se graduó de Seattle University con dos carreras, Escritura Creativa y Teatro. Wendy está emocionada de poder compartir algunas de sus historias sobre lo que ha aprendido en su tiempo en Estados Unidos!

SUSA_img_200x55.jpg
Descarga nuestras revistas Study in the USA ®