Pros y Contras de Vivir Sola

Pros y Contras de Vivir Sola

Creo que he vivido en casi todas las situaciones posibles para la típica estudiante internacional:

¿En un dormitorio de la universidad con alguien que nunca he conocido? Sí, primer año.

¿Con cuatro amigas en un cuartito? También.

¿Un estudio con una compañera? Sí, por medio año.

¿Un buen apartamento con una amiga en el cual cada una tiene su propio cuarto y su propio baño? Sí, y fue hermoso.

Sólo hay una opción más, y es la que tengo actualmente: un departamento para mí sola. Vivo sola, fuera del campus, con mi propio cuarto y baño que no tengo que compartir con absolutamente nadie.

No es raro vivir sola como estudiante internacional. Muchos de mis amigos pudieron encontrar buenos precios para rentar departamentos porque era por cuatro años en vez de solo uno. Entonces, en el primer año básicamente alistaban su hogar para el resto del tiempo que estarían en el exterior. Hablándolo con ellos, me di cuenta de que ambos lados estábamos un poco celosos del otro. ¿No es solitario vivir por tu cuenta? ¿No te molesta tener que compartir tu cuarto, o no tener privacidad?

Por estas conversaciones que he tenido en los últimos cuatro años, hice una lista de pros y contras de vivir sola. Si estás tratando de hacer esa gran decisión de cómo vivirás en el exterior, creo que te ayudará tener éstos puntos en mente:

Pro: Es el máximo sentido de independencia.

Para algunos de nosotros, vivir en casa es demasiado cómodo, nos sentimos protegidos o como que vivimos en una burbuja, así que ir a estudiar al exterior es una forma de tratar de hacernos más fuertes e independientes. Para otros, es lo opuesto; puede que por varias razones el país de origen no se sienta tan cómodo o seguro y queremos sentir que la universidad será como empezar de nuevo en otra parte.

Sin importar donde vivas, estar en el exterior te hará más independiente, sólo que los detalles cambian si vives solo. Todo depende de ti: los platos, la lavandería, comidas, renta… no tienes que vivir por los estándares de otra persona. ¿Suena como algo que quieres? ¿O sueles ser más el tipo de persona que necesita que otra persona le recuerde esas responsabilidades y detalles?

Contra: Hacer nuevos amigos es más fácil si vives con otra persona o en los dormitorios de la universidad.

Esto es más para los que van a primer o segundo año, pero al menos que el lugar sea cerca del campus, socializar puede ser un poco más complicado si vives solo. La mayoría de personas que escogió vivir en los dormitorios para estudiantes no lo hicieron sólo por la conveniencia de estar cerca, si no porque es más fácil así conocer a otros estudiantes. Lo quieras o no, vivir en los dormitorios te obliga a reconocer las caras de las otras personas en tu piso y saludar. Escuchar a otros quejarse de sus compañeros de cuarto es casi parte de la experiencia. Si tienes suerte con compañero de cuarto, también terminarás conociendo a los amigos de esa persona. Así que, si se te hace difícil acercarte a otras personas, vivir solo tal vez lo hará más complicado.

Pro: Hablando de amigos, si vives sola puedes invitar a quien quieras cuando quieras.

Cuando compartes cuarto con alguien, se vuelve un poco molestoso el tener que pedir permiso cada vez que quieres invitar a alguien. A menos que a ambos no les importe mucho eso, aunque sea por cortesía debes decirle a la otra persona que vive en el mismo espacio. O del otro lado de esa situación, puede ser molestoso cuando tuviste un día largo y solo quieres llegar a casa y relajarte… pero justo ese día la persona con la que vives decidió organizar una pequeña cena y se olvidó de decirte.

Hasta esas cosas pequeñas molestan luego de un tiempo, así que la mejor parte de vivir sola es que puedes invitar a tus amigos sin preocuparte por nadie más. Puedes cocinar a cualquier hora sin pensar en el ruido o el olor, y puedes organizar fiestas y decirle a la gente que se vaya cuando tu quieras. El sueño de todo introvertido y extrovertido.

Contra: Vivir sola es más caro, así que tienes que saber mantener tus finanzas en orden.

En otras palabras, aunque puedes hacer fiestas todos los fines de semana, probablemente no deberías.

… No pero, en serio, esta es obvia. Vivir sola casi siempre es más caro, especialmente porque casi siempre encontrarás a alguien más con el mismo límite de dinero que tú. Este año vivo en un estudio pequeño, pero el año pasado conocí a alguien que vivía en un estudio exacto al mío, en el mismo edificio, pero lo compartía con tres personas más. Literalmente estaba pagando un cuarto de lo que yo pago por el mismo espacio… pero son diferentes niveles de comodidad.

Pro: Si tu familia quiere visitar, tendrán un lugar para quedarse. Igual con amigos.

Este es un punto muy fuerte para mi porque me gusta ser el tipo de amiga que te puede decir que te quedes a dormir en el mueble si tomaste un trago de más; que esperes al desayuno y manejes a casa al día siguiente. Más que todo, soy muy cercana a mi familia y me gusta tener un lugar en que se puedan quedar si desean.

Contra: Hasta el proceso de rentar un lugar es diferente para estudiantes internacionales.

No sabía esto hasta que busqué un departamento fuera del campus, pero hasta firmar para la renta no es lo mismo para estudiantes internacionales. Necesitas prueba de que puedes pagar la renta, número de seguridad social americano, y aún si tienes ese número, es muy probable que si trabajas en algo, sea algo a medio tiempo que no sea lo suficiente. Tus padres serían los que la pagan, pero si tampoco son Americanos, tampoco tendrán el número de seguridad social.

Casi siempre, lo único que tienes que hacer es hacer que alguien co-firme la renta y pagar un depósito mayor al normal. Suena confuso al principio, pero si alguien que sepa te está ayudando, no será mucho problema.

Pero, en mi conclusión personal,

Mi Mayor Pro: Es… tan… cómodo.

Casi regresando a la misma idea de antes, pero a veces todo lo que quieres es silencio. Cuando vives sola, lo único que importa son tus propios hábitos porque no te tienes que preocupar de estar molestando a otra persona. Ahora que vivo sola, amo que puedo extender mi renta por el tiempo que necesite sin preguntarme quién tomaría la otra mitad del espacio.

Solía pensar que no quería vivir sola; mi situación ideal era un departamento con otra persona en que ambas tuviéramos cuarto propio y baño propio. Ahora no estoy tan segura. La razón principal es porque pensé que me sentiría muy sola y me daría miedo. Pero, aunque me asusto por cosas tontas como el sonido del congelador haciendo hielo o los bichos, no es tan solitario como pensé. De hecho, vivir sola me hace querer dejar mi departamento más seguido, que para mi tipo de personalidad es algo súper bueno.

Mi Mayor Contra: Igual extraño vivir con mi amiga.

Sí, es cierto que no es tan solitario, pero extraño esas sesiones que teníamos al regresar de clases o de trabajar, dedicadas sólo a quejarnos de lo que pasó en el día. Era lindo tener una amiga que me despierte si me quedo dormida, y los pequeños favores, como comprar medicina si la otra está enferma o traer otro vaso de café de regreso a casa. Sin mencionar que la amiga con la que vivía era casi chef, así que nunca me quedé con hambre.

Creo que parte de la razón por la que nunca odié compartir mi hogar es que siempre tuve buenas personas como compañeras de cuarto. Pero igual, luego de unos años, se sintió como que ya era hora de vivir sola. Ambas opciones tienen sus pros y sus contras. Ahora que he vivido de tantas formas, puedo decir que no cambiaría ningún detalle de mi experiencia. Así que, cuando hagas tu propia lista de pros y contras, en vez de pesar si hay más pros que contras, piensa en cuáles puntos tienen mas peso; piensa en cuáles son tus prioridades.

Show More

Wendy es una estudiante internacional de Ecuador. Recientemente se graduó de Seattle University con dos carreras, Escritura Creativa y Teatro. Wendy está emocionada de poder compartir algunas de sus historias sobre lo que ha aprendido en su tiempo en Estados Unidos!

SUSA_img_200x55.jpg
Descarga nuestras revistas Study in the USA ®